Reseña “MIEDO” Stefan Zweig by Ana de Lacalle

por Ana de Lacalle en Otros autores on 10 septiembre, 20193 comentarios Link al blog de Ana de Lacalle

A través de las letras de Stefan Zweig –reconociendo por supuesto la excelente labor de sus traductores que me permite pasearme por el paisaje literario único que constituye su obra-  las novelas parecen renacer como diarios exhaustivos de la psique de sus protagonistas. Ya tuve esa experiencia grata y perturbadora-paradójicamente- cuando leí su “Novela de ajedrez” que recomiendo efusivamente.

Ahora me he vuelto a recrear con “Miedo”, una novela breve cuyo eje es la vida de la burguesía adinerada de su época:

“Doña Irene pertenecía en cuerpo y alma a esa elegante burguesía vienesa, que organiza su tiempo de acuerdo con una especie de pacto secreto que compromete a los miembros de esa liga invisible a encontrarse a determinadas horas en determinados lugares una y otra vez. Poco a poco sus citas y reuniones, así como los comentarios y comparaciones  a los que dan pie se elevan a otro nivel y se convierten en el sentido de la existencia. Aislados del mundo y volcados sobre sí mismos, llegan a perder el contacto con la realidad, los sentidos se alimentan de impresiones insignificantes, acontecimientos intrascendentes de los que esta indolente comunidad no podría prescindir; llegados a ese punto, la constante agitación y la pérdida de vínculos que les une con los demás hombre degeneran rápidamente en un enconado odio hacia sí mismos” (pg.44)

Descrita esa clase o casi casta social, desde ese patrón axiológico con el que Zweig penetra todo cuanto mira ahonda en una etapa convulsa de la vida de Doña Irene, desentramando a partir de sus actos y formas de vida la vergüenza y la culpa que la atormentan por la insulsa vida que ha elegido al apercibirse de que “todos aquellos años de indiferencia habían hecho que su presencia en el hogar fuera completamente prescindible” (pg.45) ya que se retorcía como víctima de un aguijón sin piedad al constatar que “todo el espacio estaba ocupado y ella misma se sentía en su propia casa como un cuerpo extraño del que el organismo trata de deshacerse”(pg.45).

Pero como si los mismísimos fabulistas griegos acudieran en auxilio de todas y todos los burgueses frívolos de Viena –tal vez esa era la condición social del autor- se impone la iluminación en medio del pegajoso fango del dolor cuando la protagonista es capaz de añorar esa vida que tenía sin poseerla, sin disfrutarla y valorarla, y vislumbra donde se halla aquello que posee auténtico valor, aunque tal vez sea tarde para ella. La moraleja resulta evidente: lo material y la impostación social nos dejan tan vacíos que solo el dolor puede liberarnos de nuestra falacia vital. Aquí el sufrimiento es salvífico. Quizás porque hasta ese privilegio posee la burguesía: padecer con un resultado beneficioso, cosa que pocas veces acontece en la existencia de los pobres que sufren a chorros sin que ese intenso dolor les libere de mal  alguno.

Como no pretendo desvelar la trama de la novela, que posee esa capacidad de transmitirnos la angustia de la protagonista, tan solo recomendar la lectura de esta y otras novelas del autor que, pese a acceder a ellas mediante traducciones, se me muestran como imprescindibles tanto por su fluido y preciso lenguaje como por esa habilidad de penetrar en el trasfondo de la psique humana de Zweig –no en vano fue un gran admirador de Freud y mantuvo con él una prolífera correspondencia-

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTOy comentado:
    Publicado en Masticadores de Letras, de Editorial Fleming

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s