LA INFLUENCIA DEL CORONAVIRUS EN EL SISTEMA INTERNACIONAL POST BIPOLAR by Ali El Aallaoui

el
Presentamos a nuestro nuevo colaborador de Focus Ali El Aallaoui -j re crivello editor

Publicado el por Geopolítica XXI

LA INFLUENCIA DEL CORONAVIRUS EN EL SISTEMA INTERNACIONAL POST BIPOLAR

01prasad1-mediumSquareAt3X
La crisis del coronavirus ha puesto contra las cuerdas a las grandes economías mundiales y la respuesta de los mercados han sido el test definitivo. (NY Times)

En los últimos años, la comunidad internacional se ha preocupado cada vez más por ciertos problemas que son globales y particularmente difíciles de identificar, ya que son infinitamente más complejos. Por ejemplo, las pandemias, son menos fáciles de resolver que la amenaza que representan los conflictos armados a la seguridad internacional.

Evocar los problemas globales equivale a tratar cualquier cuestión que tenga varios aspectos sociales, económicos y culturales, y solo se puede dominar a escala planetaria. La aparición de estos problemas refleja la importancia de organizarse en torno a nuevas formas de solidaridad que requieren un tratamiento justo por parte de la cooperación internacional, como la naturaleza de la epidemia actual del Coronavirus.

En efecto, la crisis del Coronavirus fue el fenómeno epidemiológico más importante que la humanidad conoció al comienzo de su tercer milenio, debido a las amplias dimensiones geográficas, económicas, políticas, sociales y de seguridad que tomó y que superaron sus daños a la salud.

La pregunta que surge actualmente es saber si los Estados del sistema internacional post bipolar son capaces de implementar una política de cooperación para la gestión de los problemas globales

RB_DIG_20_001_03_ART_312_Corona_GT_01_image_caption_w768
Infografía que analiza los escenarios posibles de salida de la crisis del coronavirus y su impacto en la economía y el PIB de los grandes bloques económicos mundiales. (Roland Berger)

A primera vista, debe saberse que las grandes potencias que dominan el mundo actual se encuentran en una fase de conflicto de intereses a pesar del trágico efecto de Covid-19 en la comunidad internacional, sin una cooperación real entre los Estados, porque los efectos de esta pandemia afectarán el equilibrio y la distribución del poder en todo el mundo. Por lo tanto, ansiosos por preservar sus poderes, las superpotencias entraron en competencia y confrontación para definir el nuevo sistema post-coronavirus.

La falta de cooperación entre los estados tendrá un impacto innegable en el futuro de las estructuras estatales, ya sean los “estados de bienestar” de los estados del norte o los estados del sur que pueden describirse como “Estado blando”.

1- UN CONTEXTO QUE FAVORECE EL RETORNO A UN ESTADO FUERTE

Los problemas globales se enfrentan, directa o indirectamente, con la lógica del Estado. De hecho, la pandemia debido al encierro conducirá a una recesión y a una serie de recesiones económicas mundiales, lo que plantea varias preguntas sobre el papel adecuado del Estado.

La actual crisis pandémica vas ser una fuente de enorme incertidumbre. Una vez más, inspirará especulaciones sobre el nuevo papel del estado en las economías de mercado y la posibilidad o necesidad de “reinventar el gobierno”.

En consecuencia, la economía mundial se enfrenta al mayor desafío conocido de la nueva era, es decir, la situación actual se puede comparar con la del colapso del mercado de valores de 1929. Porque hoy, la economía es el instrumento más efectivo de control social, como lo es el consumismo en las décadas de 1960 y 1980, el totalitarismo en la década de 1930 y la urbanización forzada en el siglo XVIII.

Las economías, incluso las más fuertes, fueron las víctimas colaterales de la crisis de salud, y aunque estos países están globalmente a salvo de un debilitamiento extremo de su tejido económico, y no parecen, por el momento, sufrir el riesgo de una larga crisis económica. Sin embargo, en África, dada sus débiles economías emergentes, inevitablemente emergerá en un estado muy frágil de esta crisis, y no podrá cumplir sus promesas inmediatas de “calificación económica” o “reconversión económica”. Los modelos de la “nueva economía”, sostenibles y ecológicos, no serán accesibles a corto plazo.

the_european_financial_lake__svitalskybros
Las insinuaciones de insolidaridad de algún socio europeo del Norte y la rápida ayuda exterior de China y Rusia antes que la de la propia UE, ha avivado el discursos euroescéptico y nacionalista en algunos países del Sur de Europa. (Arbeitskreis für Friedenspolitik)

Obviamente, esta crisis empujará la reproducción del estado rígido, es decir, el estado centralizador que se está haciendo cargo de la economía para redefinir las políticas públicas nuevamente a fin de volver al modo competitivo en un sistema de globalización en renovación.

La pandemia amenaza ahora en frenar la globalización e incrementar el nacionalismo. Una de las consecuencias directas de esta epidemia es el regreso al Estado central y rígido, esta forma de Estado nacional a dominación nacionalista contribuirá sin duda a la rivalidad entre las grandes potencias y cada uno de estos Estados se preocupa por preservar su estado de poder anterior

2- RIVALIDAD A BAJA INTENSIDAD ENTRE LAS GRANDES POTENCIAS

De acuerdo con lo que está sucediendo en el sistema internacional actual, está claro que ni China ni Estados Unidos están listos, ni son capaces de liderar el sistema de la ONU y afrontar esta pandemia en solitario.

El vacío político dejado por una administración estadounidense que aparentemente se cansó de su papel de principal organizador del mundo, en una situación o disputa entre Estados Unidos y China a la que se debe culpar por haber desatado al agente el patógeno más mortal en casi un siglo está en su apogeo.

En este contexto, está claro que la cooperación internacional todavía tropieza, en contra de una ausencia de visión común a todos los Estados. Es obvio que no es suficiente anunciar amenazas globales al futuro de la humanidad para conducir a un comportamiento político antagonista, porque los actores involucrados persiguen diversos objetivos políticos.

Otro factor importante, el vacío dejado por las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad para anticipar y aportar soluciones rápidas ha demostrado que esta institución mundial está más preocupada por los intereses políticos y sigue la política de las grandes potencias y sus visiones de los problemas globales.

China-US tag of war
Pugna por la primacía global. (Financial Times)

Esta nueva rivalidad crea una especie de interdependencia especial en la política internacional donde es difícil para las potencias involucradas jugar el juego de suma cero, pero donde cada potencia sigue su propia preferencia estratégica, por la cual busca aumentar su propio beneficio en el sistema internacional y marcar la diferencia respecto a otras potencias rivales que el mundo post bipolar tiene hoy.

Aún más, este nuevo problema estratégico post-bipolar está conduciendo a una nueva rivalidad entre Washington, Pekín, Moscú y la UE, que por el momento no resultan ventajosas para Estados Unidos como antes, ya que su pretensión por el papel del liderazgo mundial actualmente lleva a las otras potencias rivales a cooperar y aliarse, principalmente China con Rusia; por lo que perciben como una amenaza estadounidense de dominación mundial, para bloquear el camino hacia cualquier hegemonía americana.

Y para mantener su posición sobre el deseo de crear un nuevo orden internacional que sea más de tipo multipolar o policéntrico que unipolar, especialmente es una oportunidad para ellos con la pandemia de coronavirus porque Estados Unidos está pasando por tiempos difíciles en su historia moderna.

Esta ausencia de visión para el nuevo orden internacional actualmente deja en esta fase de transición en el sistema internacional la competencia muy abierta entre los Estados Unidos y los otros polos de poder competidores.

3- REPRODUCCIÓN DE UN SISTEMA INTERNACIONAL DE ALIANZAS

El sistema internacional posterior a la Guerra Fría no está completamente desorganizado o completamente unipolar. Apesar de la crisis actual de la pandemia de coronavirus, no habrá cambios geoestratégicos significativos, pero seguramente interrupciones en la economía mundial, y eso gracias a su regulación sistémica. Por lo tanto, las grandes potencias nunca abandonarán un Estado de la periferia para unirse a su club, y es por eso que necesariamente se adaptarán a los cambios para mantener sus rivalidades de baja intensidad en beneficio de su condición de grandes potencias.

Cualquiera que sea el giro de los acontecimientos por venir, la pandemia actual y sus consecuencias que ya se sienten, pone en tela de juicio el orden de antaño del unilateralismo estadounidense, debido a la dispersión del poder en el contexto de la globalización, el papel de las instituciones internacionales y, sobre todo, los efectos supuestamente estabilizadores de una distribución hegemónica del poder.

G20 leaders summit in Osaka
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente chino, Xi Jinping. REUTERS

El papel de China, la segunda potencia económica mundial, será vital e interesante en el curso de los eventos futuros. De hecho, o bien que China participaría en la hegemonía actual junto a los estadounidenses de una manera realista, o bien que China desestabilizaría el orden actual para edificar a otro que se basa en un sistema de alianzas, especialmente con Rusia y los países del BRICS para desequilibrar el orden americano occidental de antaño.


Autor: Ali El Aallaoui es analista e investigador en geopolítica con sede en el Sáhara Occidental. Obtuvo su doctorado en relaciones internacionales y derecho internacional en marzo de 2007 de la sección francesa de la Universidad de Casablanca, en Marruecos.


*NOTA: Los planteamientos e ideas contenidas en los artículos de análisis y opinión son responsabilidad exclusiva, en cada caso, del autor o autores, sin que representen las ideas de Geopolítica XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s