Adios Pandemia!: La generación arrollada por dos crisis

La crisis del coronavirus Publicado en El País

La generación arrollada por dos crisis

El coronavirus ha sido la puntilla para los que tienen entre 30 y 40 años. En 2008 se les cerró el mercado laboral. Ahora sufren una crisis sin parangón

Arriba, Wendy Cedeño (33 años) y Mario Valledor (37), Luis Miguel Salvá (37) y Yara Blasco (36), Iván Fernández (37) y Noelia Lara (36). Todos hablan de los efectos que el coronavirus ha tenido en sus vidas. En vídeo, algunas de sus voces. JAIME VILLANUEVA (VÍDEO: J.CASAL / L.M.RIVAS) Carmen Pérez-Lanzac Madrid –

El 24 de febrero, el mismo día que trascendía el tercer caso de contagio por coronavirus en España, un grupo de amigos de entre 33 y 37 años se reunía en su bar de siempre, en Hortaleza, un barrio madrileño de clase media que podría ser el de cualquier otra ciudad española. En 2010 ellos mismos pusieron rostro en la portada de EL PAÍS a la generación de los nimileuristas: tres de ellos —Luis Miguel Salvá (ingeniero), Yara Blasco (socióloga) y Noelia Lara (pedagoga)— licenciados, no encontraban empleo ni a tiros. Gonzalo Merchán, licenciado en Inef, daba clases en un polideportivo. Por su lado, Iván Fernández (también con un título de FP), acababa de entrar en quiebra: su empresa de fontanería, con 30 empleados, se había venido abajo. Víctor Carazo, pedagogo, era becario y cobraba 520 euros al mes. Sergio Cadierno, con un módulo de informática, harto de no encontrar trabajo, se había puesto a conducir el taxi de su padre por las noches. Los tres restantes —Wendy Cedeño, Mario Valledor y Agustín B.— trabajaban, con salarios humildes, de peluquera, camionero y administrativo.

La cita de febrero, en la que repetían seis de los entrevistados en 2010 (el resto o no pudo o no quiso asistir), pretendía contar 10 años después la evolución de un grupo representativo de una generación que llegó a soportar una tasa de paro del 55% y para quienes ganar 1.000 euros parecía algo inalcanzable. ¿Eran una generación perdida, como había vaticinado en 2010 que serían el entonces director del FMI, Dominique Strauss-Kahn? Quizá no sería una historia con final feliz, pero sí al menos una sin derrotados. Eran días extraños. El coronavirus empezaba su loca carrera hacia la muerte y la destrucción económica. Se intuía que algo grave se acercaba. La sociedad había podido ver la versión oficial de lo que sucedía en Wuhan. Pero todavía ganaba el descreimiento. Nadie podía imaginar lo que se avecinaba.

En 2010 (foto de la izquierda) un grupo de amigos ponía rostro a la precariedad juvenil. De arriba abajo y de izquierda a derecha, Luis Miguel Salvá, Iván Fernández, Wendy Cedeño, Mario Valledor, Yara Blasco, Víctor Carazo, Noelia Lara, Agustín B., Gonzalo Merchán y Sergio Cadierno. En la imagen de la derecha, del pasado febrero, se volvían a reunir antes de los efectos del coronavirus. Repetían, de arriba abajo y de izquierda a derecha, Luis Miguel Salvá, Iván Fernández, Mario Valledor, Yara Blasco, Noelia Lara y Wendy Cedeño.
En 2010 (foto de la izquierda) un grupo de amigos ponía rostro a la precariedad juvenil. De arriba abajo y de izquierda a derecha, Luis Miguel Salvá, Iván Fernández, Wendy Cedeño, Mario Valledor, Yara Blasco, Víctor Carazo, Noelia Lara, Agustín B., Gonzalo Merchán y Sergio Cadierno. En la imagen de la derecha, del pasado febrero, se volvían a reunir antes de los efectos del coronavirus. Repetían, de arriba abajo y de izquierda a derecha, Luis Miguel Salvá, Iván Fernández, Mario Valledor, Yara Blasco, Noelia Lara y Wendy Cedeño.GORKA LEJARCEGI / LUIS SEVILLANO /

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s