Profeta del siglo XXI by Felicitas Rebaque

Desde que el mundo es mundo, siempre han existido hombres iluminados, unos por Dios, otros no se saben muy bien por quién, que han ido alertando a la humanidad de acontecimientos, la mayor parte de las veces, desastrosos en un devenir más o menos lejano.

Si nos remontamos a la antigüedad, todas las religiones y culturas tienen sus propios profetas: Cristo, Mahoma, Buda, Hotei, Elías, Jeremías, Ezequiel y el resto de los profetas bíblicos. Estos hombres, supuestamente hablaban por boca de Dios y era Él la fuente de su iluminación.

Según fue avanzando el mundo surgieron otras voces, como NostraDamus, Rasputín, San Malaquías, todos ellos predijeron acontecimientos que con mas fallos que aciertos y echando imaginación a la premonición para encontrar coincidencias, fueron anunciando sucesos más bien apocalípticos.

 Mas actuales son el americano Edgar Cayce (1877) que predijo las dos guerras mundiales y que el 44 presidente de EEUU sería negro. Benjamín Solari, conocido como el Nostradamus argentino, que comenzó a tener visiones después de que, según él, fuera abducido por los extraterrestres e hizo predicciones sobre el atentado de Las Torres Gemelas e Hiroshima, entre otras.   O Geane Dixon (1094), la vidente del Capitolio, como era conocida, que en el año 1956 adivinó el asesinato de Kennedy. Tuvo algunos traspiés considerables como que los rusos llegarían antes que los americanos a la luna, pero se suelen olvidar los fallos en favor de las coincidencias. Otra famosa vidente fue Bava Banga,  (1911) clarividente búlgara, que cuenta entre sus aciertos el atentado de Las Torres Gemelas y el tsunami que arrasó Tailandia en el 2004. Sus predicciones catastróficas se extienden hasta el 5079

Si en la actualidad hay un hombre a quien se le pueda aplicar el calificativo de profeta, sin tener nada que ver con la religión, no es otro que el creador de Microsoft, Bill Gates. Al parecer, su fuente de iluminación es la tecnología.

Desde el año 2000, Gates ha estado advirtiendo los efectos que tendrían los avances tecnológicos en la humanidad. Unos en beneficio del hombre, como que se inventarían mecanismos de precisión que podrían sustituir partes dañadas del cuerpo humano. Otros no tan deseables, como la sustitución de las personas por robots, en el ámbito laboral. Aunque ambos podían ser imaginables teniendo en cuenta el crecimiento y desarrollo de la tecnología.

Pero por lo que se puede dar a Gates el título de profeta del siglo XXI, es por sus predicciones sobre la pandemia, algo que sonaba a ciencia-ficción.

«Si algo ha de matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra. No misiles, sino microbios», predijo Gates en el 2015.

Por supuesto nadie le hizo caso hasta que el virus Covid-19 se extendió por todo el planeta. Y desde entonces, ha seguido vaticinando sin errores: La primera vacuna llegaría en noviembre o diciembre del 2020 de los laboratorios Pzizer. También sobre el teletrabajo se marcó un pleno:

«Mi predicción es que más del 50% de los viajes de trabajo y más del 30% de trabajo en la oficina desaparecerán».

Sus augurios para el futuro no son muy halagüeños, sobre todo los relacionados con el cambio climático. Gates, asegura, que de no poner remedio y adoptar medidas drásticas para detenerlo,  de no disminuir las emisiones tóxicas, en los próximos 40 años el aumento de la temperatura global provocará unas tasas de mortalidad similares al Covid-19 y para el 2100 cinco veces más mortal.

Pero Gates, no solo predice los males que asolan a la humanidad, sino que también nos da las soluciones para evitarlos. Estas soluciones pasan por apostar por la ciencia y abrir nuevas vías de actuación científica. Es fundamental detener el cambio climático. Utilizar energías limpias, apostar por una agricultura ecológica…  estas son algunas de las medidas que propone a nivel global. Según sus palabras:

«Mantener nuestros edificios frescos y calientes y mover a las personas y bienes en todo el mundo. Tener en cuenta las desigualdades: hay que asegurarse de que las soluciones también funcionen para los países pobres. Así, las fuentes limpias de energía deben ser lo suficientemente baratas para que los países de bajos y medianos ingresos puedan comprarlas». 

Los augurios de Nostradamus, el boticario francés, para el 2021, son aterradores: Apocalipsis Zombi, Tormenta solar, Destrucción y muerte por la caída de un asteroide sobre la tierra, Terremoto en California… Espero que se equivoque y que esta serie de calamidades no se hagan realidad, -la de los zombis me cuesta creer que tenga alguna posibilidad-, porque los humanos poco podemos hacer para evitar tales catástrofes. Sin embargo, sí y mucho depende de nuestra conducta impedir que las predicciones de Bill Gates lleguen a cumplirse. Tenemos las soluciones al alcance de la mano. Solo hay que ponerlas en práctica.

Cuando Gates habla del 2100 podemos pensar que “largo nos lo fía”, pero si queremos dejar a nuestros hijos y nietos, a nuestros descendientes un mundo mejor y un futuro con esperanza, hay que empezar ya, porque “ya” es tarde. ¿Se le hará caso? ¿O volverá a pillar a la humanidad con el pie cambiado y con los ojos cerrados? Ahí esta el reto.

Felicitas Rebaque

Para Masticadores Focus / 1 de Marzo 2021

3 comentarios sobre “Profeta del siglo XXI by Felicitas Rebaque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s