“EL ARTE DE ESCUCHAR” A partir de la presentación “El cuidado de sí como genealogía del psicoanálisis” de Elena Bravo Ceniceros.

By Ana de Lacalle

El pasado martes día veintitrés de marzo asistí online a la presentación del libro de Elena Bravo Ceniceros -psicoanalista-, con la participación de Luis Roca Jusmet y Luis Henríquez. La obra titulada “El cuidado de sí como genealogía del psicoanálisis” me resultó, ya desde el anuncio de su presentación, enormemente sugerente. Tenía como precedente la lectura de “El pensamiento de Sócrates y el psicoanálisis de Freud” de Rogeli Armengol -coeditado por la Editorial Paidós y la Fundación Vidal i Barraquer en la colección Temas de Salud Mental- Barcelona 1994. Cierto es que el texto de Elena Bravo toma como referencia el psicoanálisis lacaniano, no obstante, la deuda de Lacan a Freud es indiscutible.

El acto de presentación discurrió con las intervenciones brillantes de Luis Roca y Luís Henriquez. No obstante, desearía destacar una referencia que curiosa que hizo la autora del libro, Elena Bravo, con relación al saber escuchar. Se lamentaba de que no conocía ningún analista que hubiese hecho referencia a la gran obra de Plutarco “El arte de escuchar” que es sin duda una cualidad necesaria que debe saber desarrollar cualquiera que ejerza como psicoanalista.

Así, Plutarco constataba:

“Los más, sin embargo, por lo que podemos ver, se equivocan, porque se ejercitan en el arte de decir antes de haber practicado el arte de escuchar, y piensan que para pronunciar un discurso hay necesidad de estudio y de ejercicio, pero, sin embargo, de la escucha se beneficia también quien se acerca de forma improvisada.”

Y esta forma improvisada de escucha, como no puede ser de otra manera en un analista que se sitúa con la mente lo más neutral posible y dispuesto a escuchar en silencio y atentamente al paciente, debería ser, entiendo personalmente una disposición no solo de quien practica el psicoanálisis, sino de cualquier sujeto que aspire a entablar un diálogo auténtico en la sociedad contemporánea de los monólogos contrapuestos.

Así, y prosigo con el maestro Plutarco:

“El silencio, entonces, es el ornamento más seguro para un joven en cualquiera circunstancia y lo es especialmente de forma particular cuando, escuchando a otros, evita de agitarse y de ladrar a cada afirmación, y también si el discurso no le es particularmente apreciado, con paciencia espera que quien está disertando llegue a la conclusión; y cuando termine, espera antes de atacarlo con objeciones, sino, como dice Esquines, deja pasar un poco de tiempo para permitir al otro de complementar integraciones o rectificaciones y a lo mejor, aclarar alguna parte.”

Sería un logro educar a los niños y jóvenes en el silencio orientado a la escucha del otro, para que no se produzca lo que describe en este fragmento uno de los últimos representantes de la filosofía helenística: que quien cree escuchar se avalancha, sin haber escuchado, ante la exposición de un otro no coincidente con sus planteamientos.

Y aquí nos topamos con la incapacidad de nuestro propio egocentrismo que se cree en posesión de una supuesta “verdad”. ¿Quién está en condiciones en la sociedad actual de educar en el diálogo si este brilla por su ausencia en la mayoría de las esferas sociales?

Lamentablemente el individualismo nos ha abocado a la oposición y contraposición, pero no a la práctica de un diálogo que necesariamente pasa en primer lugar por una escucha atenta y sosegada, una interiorización y análisis de lo formulado por el otro y una capacidad de cuestionar o contrargumentar lo expuesto; sin este primer paso de escucha no hay día-logo porque no hemos penetrado en el discurso ajeno para desde su interior mostrar las inconsistencia o las dudas.

La intervención, y la obra, de Elena Bravo me han servido de punto de arranque de una cuestión candente y que exigiría un cambio de actitud de cada sujeto, siempre y cuando la voluntad sea construir algo mejor, un mundo mejor conjuntamente.

Incluyo el enlace del vídeo de la presentación y cómo adquirir la obra de Elena Bravo Ceniceros. Gracias, Elena, por la inspiración.

VIDEO: https://www.facebook.com/edicionesnavarra/videos/2640463002910558

EDICIONES NAVARRA

El enlace es largo porque es AMAZON de MÉXICO y el precio está en pesos.

Un comentario en ““EL ARTE DE ESCUCHAR” A partir de la presentación “El cuidado de sí como genealogía del psicoanálisis” de Elena Bravo Ceniceros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s