MUJERES EN EL “CAMINO” II. Mujeres peregrinas a Compostela

By Mercedes G. Rojo

Continuando con la serie comenzada, nos acercaremos hoy a esas “mujeres peregrinas” por los caminos compostelanos, muchas sobre todo en la Edad Media, de todas las clases sociales, aunque como referencia nos quedemos con las más grandes figuras, por la influencia que ejercieron sobre otras gentes pero también porque les podemos seguir el rastro más fácilmente.  En aquellos momentos la mayoría viajaban acompañadas de sus maridos o familia; algunas, las menos, lo harán solas; y otras emprenden el viaje una vez viudas, ya liberadas de las obligaciones conyugales para ejercer su religiosidad en toda su dimensión y sin necesidad de dar explicaciones a nadie.

PEREGRINAS ILUSTRES:

Entre las más destacadas de ellas podemos considerar a  Santa Isabel de Portugal y Santa Brígida de Suecia, ambas pertenecientes al siglo XIV, tanto por la repercusión que tuvieron sobre los fieles de la época como  por el conocimiento que de ellas nos ha trascendido. En el Medievo, las peregrinaciones a Santiago gozaban de gran popularidad en toda Europa. Pero hubo otras además de ellas y a algunas hago mi personal acercamiento, siempre ampliable, naturalmente.

 

1125– La Condesa Matilde de Alemania e Inglaterra, viuda de Enrique V, emperador de Alemania, e hija del rey Enrique I de Inglaterra. Peregrinó a Santiago  siguiendo el camino utilizado por los peregrinos ingleses, por mar hasta La Coruña.

1190 – Santa Bona de Pisa (hoySanta Patrona de las azafatas italianas por la solicitud y atención que prestaba a todos en sus muchos viajes). Conocida como la virgen viajera, por  la intrepidez que significaban los largos viajes en el siglo XII. Inició su  primera peregrinación con 14 años,a Jerusalén. Tras muchos avatares, acudiría luego a Santiago de Compostela, prestando su asistencia y sus servicios de buena hermana a una piadosa multitud que también acude. Repetiría este  peregrinaje hasta nueve veces. A ella se encomendaban los peregrinos jacobeos al  atravesar vados inciertos o realizar la travesía de algunos ríos en barcas.

2ª mitad del siglo XII- La Condesa Sofía de Holanda, que fuemuy amiga de peregrinaciones.  A su regreso de Compostela, toda su comitiva se vio asaltada por ladrones. El ataque – que, aún entre personas de elevada condición, no era extraño que tuviese resultados fatales – se solventó en dicha ocasión con suerte, considerándose como milagrosa su salida indemne del atropello.

 

1203 – Guda, esposa del Conde de Rhin, Wolfrann, que lo realiza en su compañía.

1270 – La princesa sueca Ingrid peregrinó a pie desde Suecia, con otras jóvenes, acompañada por un séquito de nobles, continuando luego a Roma y Jerusalén. De vuelta en su tierra varios años después funda allí un convento de dominicas.

 

1325 – Isabel de Portugal (canonizada por Urbano III, en 1636)esuna de las más ilustres peregrinas que  nos han llegado, ejemplo del interés jacobeo de reyes y reinas lusitanos en la devoción a Santiago (que ya desde el siglo XI , durante la reconquista portuguesa -coincidiendo con la toma de Coímbra invocan a Santiago caballero para lograr la victoria, como en Clavijo).Hija  de Pedro III de Aragón y Constanza de Sicilia,  nieta de Jaime I el Conquistador, fue casada a con apenas entre 12 o 15 años(varía según las fuentes), con el rey Denís de Portugal, convirtiéndose en una de las mujeres más singulares de los siglosXIII – XIV, por su capacidad negociadora y pacificadora.

En su muy cristiana vida no podía faltar la peregrinación a Santiago,  que latradición dice haría dos veces, ya viuda;  la primera vez en 1325, tras la muerte de su esposo en enero y la decisión de abandonar su carácter de reina, que transmite a los cortesanos presentes en la muerte de su esposo con estas palabras: “daos cuenta de que a la vez que al Rey perdisteis a la Reina”; la segunda  (hacia 1.335), de incógnito.

1340 –  Quien llegara a convertirse en Santa Brígida de Suecia, trató de implantar una auténtica vida cristiana en la corte sueca a la que había sido llamada por la reina. Ante el fracaso, e influida por el dolor de la pérdida del menor de sus 8 hijos y de otras dificultades familiares, con cuarenta años pide permiso a sus soberanos para ausentarse de la corte. Inicia  – con su esposo y un monje cisterciense– una peregrinación de dos años a Santiago. A su vuelta, a raíz de la curación casi milagrosa de su esposo cuya muerte llegó a parecer inminente, ambos se consagraron a la vida religiosa, en la que ella llegó a realizar importantes obras.

1488 – La reina Isabel la Católica llega por primera vez a Compostela en peregrinación, junto a Fernando. Previamente, en 1482, donaría a la catedral de Santiago 35.000 mil maravedíes para que seis cirios ardieran perpetua y continuamente en el altar a fin de que la oscuridad de la noche no impidiera a los peregrinos entrar en el templo y hacer sus oraciones. En 1496 volverán en acción de gracias por la victoria de Granada y el Descubrimiento de América,  momento en el que se erige el Hospital Real de Santiago de Compostela, a instancias de Isabel.

1506 – Juana la Loca, junto con su esposo Felipe, ora ante las reliquias del Santo.

                A partir del siglo XVI, influida  por la aparición del protestantismo en Europa,    comenzó a decaer la peregrinación piadosa a Santiago de Compostela. Durante algún tiempo se convertiría en una vía galante y aventurera que llegó a tentar a alguna gran dama, aburrida de la vida “más o menos monótona de su correspondiente corte”.

peregrinas por poderes.

                Fue ésta modalidad ya existente en la época de mayor auge. Quienes contaban con medios para ello contrataban a determinadas personas para que realizaran la peregrinación en su nombre. Se convirtió en una cómoda forma de devoción, también para algunas mujeres:

  • Doña Juana, reina de Navarra, esposa de Carlos II.  Envió  con frecuencia peregrinos a Santiago en su nombre con el fin de conseguir determinados favores mediante la ofrenda de cirios en el propio altar del apóstol.
  • La condesa Mahaut de Artois. Cada dos por tres enviaba peregrinos a Compostela, portando limosnas con motivos diversos: 1317, la muerte de primogénito Roberto;  1328,  su propia voluntad. También en su nombre en 1312, 1321, 1326 y 1327.

PEREGRINAS ARREPENTIDAS:

Algunas “señoras”, habiendo previsto realizar el viaje, finalmente no llegaron a peregrinar.

  • Blanca de Castilla,  reina de Francia (siglo XIII). Con todo preparado y grandes fastos, fue convencida por su confesor y director espiritual – Guillermo de Auvernia– para sustituir tan fastuosa peregrinación por acercarse a la casa que los dominicos, hermanos de Santiago, tenían en la calle Santiago de París, y realizar allí una donación, conmutándole con ello el voto de peregrinar a Compostela.
  • Isabel d’Este (marquesa de Mantua, fascinante mujer de la época, destacada por su inteligencia y mecenas del arte renacentista italiano) proyectó peregrinar a Galicia, deseosa de conocer otros países y animada, desde Toledo,  en 1525, por  Baltasar de Castiglione por la belleza y el arte del camino. No hay constancia de llegara a realizar el viaje frustrado seguramente a causa de las pocas comodidades del mismo, la falta de infraestructura de alojamientos apropiados y la nefasta calidad de la comida.
  • Vittoria Colonna (s. XVI), poetisa, joven viuda del Marqués de Pescara e ilustre de la época, se propuso peregrinar a Santiago por motivos religiosos aunque nunca llegó a concretar el viaje. Vittoria formó parte de las mujeres que destacaron por su inteligencia durante el Renacimiento, siendo admirada por muchos hombres. Desde su viudedad llevó una vida recogida en torno a varios monasterios. Mantuvo una noble amistad con Miguel Ángel, que la alabó en poemas capaces, por sí solos, de asegurar su inmortalidad. Sus Rime (1538) están divididos en dos partes, la primera inspirada en el amor a su esposo muerto y la segunda en temas religiosos.

Son solo algunos ejemplos que ampliaremos en próximas entregas, con el análisis de  la presencia femenina en otros aspectos del Camino.

Un comentario en “MUJERES EN EL “CAMINO” II. Mujeres peregrinas a Compostela

  1. En un año santo compostelano tan complicado como éste, seguimos haciendo un recorrido por la huella que las mujeres también dejaron en el Camino en tiempos para ellas mucho más difíciles que estos. Es un simple acercamiento, a modo de curiosidad en el que cada cual puede ahondar mucho más. Espero que os guste la serie

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s