Armas de mujer.

Por si alguno no la conoce y a otro se le ha olvidado, “armas de mujer” es el título de una película interpretada por la ex de nuestro Antonio Banderas, Melanie Griffith, Sigourney Weaver y Harrison Ford. En ella se habla de una mujer perfectamente capaz, inteligente, trabajadora y ambiciosa, que decide luchar por lo que ella considera que se merece y dejar de permitir que sigan abusando de ella y se atribuyan otros sus buenas ideas para triunfar. Aunque la película tiene sus años, el tema sigue estando vigente.

¿Y por qué me arranco por fandangos de Hollywood? Pues porque creo que, en política, también hay potencial que no siempre es aprovechado al máximo.

Tal vez sea demasiado pronto, pero me resulta muy extraño que nadie haya mencionado un dato llamativo por lo novedoso: todos los líderes de los partidos políticos de Madrid, son mujeres. Y me parece genial.

Vaya por delante que en contra de la imagen que se pretende propagar del PP, fue este partido el primero en colocar de presidenta de las Cortes a Luisa Fernanda Rudy (2000) y más tarde fue Ana Pastor (2019) quien ocupó ese cargo, el tercero en importancia en el organigrama del Estado. Al mismo tiempo que ocurría esto, Esperanza Aguirre ocupaba la presidencia del Senado (1999-2002). Es decir que, durante la legislatura de Aznar, tanto el Congreso como el Senado, estaban presididos por sendas mujeres y ninguna de ellas había accedido al puesto por ser la concubina de ningún delegado de curso con aspiraciones a VP del gobierno. Eso es igualdad, lo demás, son contubernios.

Ahora ha sido Ayuso la que ha arrasado en Madrid. Ha demostrado que tiene arrestos como para aguantarle los envites a toda la maquinaria del PSOE, con Sánchez incluido. Le ha llevado la delantera en una larga serie de temas relacionados con la pandemia y su gestión, que al final le han dejado en evidencia y acomplejado. Otro macho alfa herido por una hembra.

El Dr. Fraude se involucró directamente en la campaña desde el principio, pero viendo el cariz que iban tomando los acontecimientos, se fue convirtiendo en lo que debería ser siempre: invisible y mudo. Ayuso y su equipo, han vencido a Moncloa y el suyo, y de paso han conseguido que el macho alfa, abandone la política, un lugar al que jamás debería haber llegado. Un tipejo que se permite el lujo de publicar un comentario como el que amenazaba a Mariló Montero con pegarla hasta hacerla sangrar, sólo merece estar en una jaula. Muy progre, muy feminista.

Por su parte, Mónica García, otra comunista rica como los Bardem y Víctor y Ana, le ha dado una colleja al hermano Gabilondo, -como esas que él mismo regalaba a los alumnos cuando vestía sotana-, quien ahora mismo debe estar buscando un monasterio para retirarse a meditar. De entrada, Mónica, tuvo que pararle los pies al macho alfa, el cual, demostrando una vez más que no conoce el significado de los términos “principios” y “dignidad” propuso ir bajo el mismo paraguas a UP y MM, pero eso sí, poniéndose él a liderar la coalición. A esa propuesta, Mónica García le hizo una peineta y le dijo “monta y pedalea”. Probablemente PI, ya tenía noticias que apuntaban a lo que ha sucedido, es decir, el fracaso de las izquierdas en intentar formar gobierno, la imposibilidad de perpetuarse PI en algún gobierno, aunque sea regional y en seguir emponzoñando la vida diaria de todo el mundo con sus declaraciones fuera de lugar y de tono.

Un éxito de García.

Y nos queda Monasterio, con mayúscula.

En mi opinión, estuvo mejor que Ayuso en el debate televisado y eso que no puse demasiado interés en verlo, lo confieso, pero también entiendo que ese tipo de peleas con facas, se les da mejor a unos que a otros. Ese es el terreno donde el navajero PI se mueve como pez en el agua y Ayuso, no. No va con su carácter. Sin embargo, Monasterio estuvo mucho más oportuna, mucho más incisiva y haciendo mucho más daño.

Al final, se han quedado más o menos como estaban, pero han tenido más votos que UP, lo cual es significativo.

Y como siempre sucede cuando alguien gana, es porque alguien pierde. Y en esta ocasión los perdedores son cuatro hombres.

El hermano Gabilondo, sin duda alguna, pero sin despreciar los vaivenes ideológicos que le han obligado a seguir desde Moncloa.

El macho alfa que, no solamente le negaron la opción de coaligarse al principio de la campaña, sino que encima le han ganado, no una sino tres mujeres.

Edmundo Bal, que, a pesar de sus buenas intenciones, sigue en un barco destinado a hundirse. El único aspirante masculino, cuya jefa de partido es otra mujer, simplemente ha hecho mutis por el “foro”, literalmente. Lo del “foro” entre comillas, es la denominación “cheli” que le damos los madrileños a Madrid.

Y de rebote, el Dr. Fraude.

Personalmente siempre he pensado que Esperanza Aguirre – o la cólera de Dios-, hubiera sido una gran presidenta del PP e incluso de España. Aunque me temo que ni unos ni otros estaban preparados para semejante vendaval. No en balde, cuando fue elegida senadora, fue la persona con más votos de España. Ganó por mayoría absoluta la Comunidad de Madrid.

Mientras el PSOE presume de que en sus estatutos se refleja que un 25% de los puestos deben ser ocupados por mujeres, el PP, sin ninguna mención expresa en los suyos, demuestra que cuando se vale, se llega y que para eso no es necesario ser la concubina de ningún delegado de curso con aspiraciones de VP del gobierno.

Ahora vamos a ver si en política se pone encima de la mesa algo diferente a la testosterona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s