Las inteligencias

By Nacho Valdés

Desde hace tiempo el cociente intelectual ha dejado de ser un indicador fiable para determinar la inteligencia de una persona. Aunque se trata de un elemento a tener en consideración, desde que Howard Gardner desarrollase su teoría de las inteligencias múltiples, se entiende como un concepto desfasado y alejado de nuestra realidad cotidiana. La tesis de Gardner viene a defender que todos contamos con una multiplicidad de capacidades en las que podemos destacar a pesar de no sobresalir en aquellos elementos cuantificables desde los clásicos test de inteligencia, otrora asumidos como único índice intelectivo. Con todo, está claro que, en nuestra cotidianeidad, y con independencia de las habilidades artísticas, naturalistas y físicas que podamos tener, todo lo relacionado con la elaboración de ideas y conceptos implica un indicador acerca de nuestras capacidades, pues en este campo, en el del lenguaje articulado, es donde el ser humano es capaz de desarrollar toda su potencialidad. Ahora bien, se puede aceptar sin mayores problemas la tesis que sostiene la necesidad de tener en consideración una variedad de factores más amplia para categorizar al individuo. Asunto que, por otro lado, siempre escapará a un escrutinio profundo por la naturaleza esquiva del objeto de estudio.

La idea es el medio privilegiado para capturar las abstracciones generadas por nuestro intelecto. Las más grandes obras de la humanidad surgen, como no puede ser de otra manera, desde este origen que termina por empujar a la acción. Por este concepto entiendo la capacidad para expresar por medio del lenguaje las cavilaciones personales para convertirlas en puentes hacia los demás. En otras palabras, la posibilidad de transformar el fuero interno, siempre individual y encerrado en sí mismo, en un elemento intersubjetivo. Nada mejor que lograr el crecimiento propio en base y a costa de la alteridad, pues desde el ámbito individual resulta mucho más compleja la estructuración del progreso fundado en la planificación. Las inteligencias, en este caso las de los sujetos particulares, contribuyen a la génesis de sinergias que adecuadamente proyectadas logran superar los planteamientos de partida.

La inteligencia resulta contagiosa. Esto no quiere decir que sea posible obviar nuestras condiciones naturales, pero sí es cierto que en un ambiente creativo en el que se fomenta el intercambio de ideas por medio del lenguaje pueden potenciarse nuestras capacidades. Esto, por supuesto, no es ningún secreto y para lograr este ambiente privilegiado con el que en ocasiones topamos es imprescindible el empleo del lenguaje. Como decía con anterioridad solo gracias a esta herramienta el individuo se capacita para ser en los demás, como decía Miguel de Unamuno. El bilbaíno fue un ideofilo convencido siempre lanzado al contraste dialéctico para su propio crecimiento y el de la colectividad, aunque esta tendencia le produjese no pocos problemas.

El lenguaje puede entenderse como un anuncio fiable de nuestras posibilidades intelectivas. De hecho, y aunque contásemos con un increíble mundo interior, si este no resultase transmisible por medio de algún tipo de expresión, ya sea escrita, oral, matemática o incluso pictórica o musical, no tendríamos la posibilidad de generar una tendencia positiva en un sentido intelectual. Se necesita del otro para la génesis de la cultura que no es otra cosa que el crisol donde fundir las inteligencias. Por esta vía se instituye una comunidad rica en oportunidades y posibilidades, pues confluyen las creaciones conceptuales de las distintas individuales en el interés colectivo. Por supuesto, así se establece un espacio para la convivencia implicando la posibilidad de una difusión de la inteligencia. Por tanto, el espacio social necesita para su desarrollo de la complicidad de las distintas individuales manifestadas por medio del lenguaje que halla en su dimensión conceptual el medio privilegiado para la consecución de este fin.

Nuestros representantes políticos, además de leyes y decretos que orientan la acción y los medios económicos, deben mostrar una adecuada capacidad expresiva para manifestar las posibilidades de dirección implícitas en su discurso. De un tiempo a esta parte, la capacidad retórica y dialéctica ha sido sustituida por el eslogan vacío o el efectismo de la frase grandilocuente, pero no es posible sustituir la cercanía generada por la oratoria. Obviando las sesiones de las distintas cámaras instituciones, pues casi nadie atiende a ellas, durante las campañas electorales se produce el milagro de oír hablar a la clase política. Es un momento imprescindible dado que resulta obligado mostrar cercanía, exponer los principales puntos del programa e incluso contrastar perspectivas tal y como sucede en los debates televisados.

Las elecciones madrileñas nos han brindado la posibilidad de disfrutar de la confrontación de ideas entre los aspirantes a la presidencia y, sin meterme en análisis pormenorizados, sí puedo destacar algo que me ha llamado la atención: la incapacidad de la derecha para articular un discurso coherente. La falta de capacidad expresiva y el atentado gramatical, que incluye la aberración sintáctica, resulta algo realmente sorprendente, incluso viniendo de quien viene. Por no hablar del campo de la semántica en el que conceptos como el de libertad han sido vapuleados e incluso equiparados con la posibilidad de tomar una caña en una terraza. El bloque de derechas no ha sido capaz de mostrar, además de su odio, más que cuatro clichés ya manidos de tanto ser escuchados. En definitiva, si tuviésemos que medir la inteligencia por la capacidad expresiva y esta fuese un reflejo de las intenciones del emisor del lenguaje, no podemos más que lamentar la situación en la que nos encontramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s