Oumuamua: El viajero del futuro distante by Isidro Benigno Ñat

El pasado 19 de octubre el telescopio Pan-STARRS 1 captó desde Hawái un objeto que provenía del espacio interestelar. Mas allá de las estrellas, de nuestro universo conocido. ¡!HURRA¡¡

Dicen los sonidos que es el primer objeto desde fuera de nuestro sistema solar que atraviesa el mismo desde un destino desconocido hacia un final incierto.

Oumuamua le llaman en la cultura hawaiana, “El mensajero que nos alcanza desde un pasado remoto”. Forma compleja y enrevesada tiene.

Cuentan los sabios, que Oumuamua contiene en su interior mensajes del futuro distante, del origen del todo. Convertidas en una reliquia emergida de las corrientes del gran océano cósmico.

La historia tiene un eco a la sutil novela de ciencia-ficción Cita con Rama de Arthur C. Clarke (1973), en la que un cilindro de más allá del Sistema Solar colisionaba con la tierra. Al abordarlo, los astronautas descubrían en su interior un completo ecosistema con su propia gravedad que volvía a la vida al acercarse al Sol.

Oumuamua viaja rápido, prisa lleva, mensajes trae. En esta cita es la rama del ramo de flores. Su primer mensaje reza sobre la vida y la muerte, sobre la mortalidad vs inmortalidad; consumismo vs consciencia.

El doble mensaje del camaleón y el lagarto lo explica. En la cultura Bantú, Dios envió al camaleón a avisar a los humanos de que no morirían nunca. El camaleón se fue a cumplir su misión, lentamente, se permitió detenerse en el camino a comer y descansar. Al cabo de un tiempo Dios, viendo que el Camaleón no apremiaba en cumplir su misión, envió al lagarto para anunciarles que finalmente morirían. Y decidió la suerte de los humanos en el ganador de la batalla entre el camaleón y el lagarto; entre la pausa activa y la aceleración. Oumuamua desde el futuro, también confía el destino de la humanidad al resultado de esta competición. Pesimista, sitúa la batalla entre la codicia y la empatía.

Caminamos inexorablemente hacia el futuro. Plantea Alberto Aparici en Viajar al futuro es posible que en el proceso del viaje nunca dejamos de ser nosotros mismos. Viajar al futuro consiste simplemente en existir, en la mortalidad, en el equilibrio.

El futuro es una deidad dependiente, nos pone en sobre aviso Oumuamua. Dependiente de nuestras acciones, de nuestras emociones y de nuestras decisiones. ¡¡DEPENDIENTE DE NOSOTRAS MISMAS!! El futuro se alimenta del componente tribal. Del sentido de pertenencia, de lo intangible. Es ahí donde reside su fuente de energía: en el GRUPO.

La perspectiva de abandonar la zona de confort para viajar a un futuro del que no sabemos nada puede ser desalentadora para algunos, y quizá atractiva para otros. Oumuamua lo sabe.

Se cumple la premisa de Cortázar que reza: de todos nuestros sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. Le pertenece a la vida, es la vida misma. Y solo nos queda eso: la esperanza… y el FUTURO.

Oumuamua continua su camino, raudo y veloz, disponible por siempre, mozo o viejo, sin hijo que le busque, como a Ulises, sin Ítaca que aguarde y sin Penélope. Sigue, sigue adelante y no regreses. Fiel hasta el fin de tu camino, no eches de menos un destino más fácil, tus pies sobre la tierra antes no hallada, tus ojos frente a lo antes nunca visto… hacia tu futuro distante.

Isidro Beningo Ñat

Inquietud3s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s