ENTREVISTA de MASTICADORES a Jaime Nubiola

Presentar a Jaime Nubiola, es tal vez hablar del alma de Masticadores: plural, contagiosa y reflexiva. No digo más, alli va… —j re crivello (fundador de Masticadores)

1.- ¿Por qué escribes?

“Los escritores dicen que escriben para que la gente les quiera más, para la posteridad, para despejar los demonios personales, para criticar el mundo que no [les] gusta, para huir de sus neurosis, etc., etc. Yo escribo por todas estas razones y porque escribiendo puedo ser yo misma”. En estas últimas palabras de Maria Antònia Oliver —que cita Daniel Cassany en La cocina de la escritura, p. 36— se encuentra para mí la clave realmente decisiva para contestar a la pregunta de por qué escribimos: la escritura nos permite ser nosotros mismos. Esto es así porque escribir es una actividad que nos compromete por entero, alma, cuerpo y corazón, sensibilidad e inteligencia, pasado, presente y futuro, memoria, entendimiento e imaginación.

Cuando me preguntan por qué escribo suelo responder que porque me gusta pensar e invitar a mis lectores a pensar por su cuenta y riesgo. Esto es verdad, pero me parece que todavía es más verdad responder que escribiendo es cuando puedo ser yo mismo.

2.- ¿Desde cuándo escribes? ¿Hubo algún momento puntual que te abocó a comenzar a escribir?

Me parece que he escrito desde mi juventud cuando a los 12 o 13 años comencé a escribir un diario y a colaborar en revistas juveniles con reseñas literarias. Con el paso de los años, mi dedicación profesional a la universidad implicó mi dedicación habitual a la escritura académica. Mi tesis de licenciatura en 1976 dio lugar a mi primer artículo filosófico sobre «J. L. Austin: Análisis y  verdad” y la tesis doctoral hace casi cuarenta años dio lugar a mi primer libro: desde entonces no he dejado de escribir filosofía académica en forma de artículos en revistas de filosofía y libros especializados.

En cambio, en la última década he intentado acercar más mi pensamiento a la vida de la gente corriente y he comenzado a escribir en la prensa o en medios digitales: ha sido un desafío fascinante y enriquecedor.

3.- En tu jornada diaria, ¿cuánto tiempo dedicas a escribir? ¿Tienes algún ritual antes de enfrentarte al folio en blanco?

Dedico un día a la semana —los viernes— a la escritura académica, pero casi todos los días escribo algo en mi cuaderno: ¡estoy ya en el cuaderno nº 49! Nunca me enfrento a un folio en blanco. Aprendí de Hemingway a no levantarme de la mesa al terminar mi jornada de trabajo sin hacer una lista indicando cómo va a seguir lo que estoy escribiendo. Así al comenzar la siguiente jornada vuelvo a leer lo escrito en la sesión anterior, lo corrijo y prosigo adelante por el camino indicado en esa lista.

4.- ¿Eres escritor de brújula o de mapa?

Muchas veces me siento como Indiana Jones, sin brújula y sin mapa, adentrándome en un terreno nuevo al menos para mí. Como Hannah Arendt, “lo que quiero es comprender” y eso muchas veces no es fácil. Permitidme que cite de nuevo a Hemingway: “The hardest thing in the world to do is write straight honest prose on human beings. First you have to know the subject; then you have to know how to write. Both take a lifetime to learn…” (On Writing, p. 25).

Siendo todavía más radical, a mí me gustaría que mi escritura fuera siempre oración y no cacareo, tal como comentaba Jiménez Lozano en A la luz de una candela, p. 145: “Maurice Blanchot, glosando a Kafka, dice que escribir es una forma de oración. Y lo es. O, si no, es cacareo”. Pienso lo mismo.

5.- ¿Qué te gustaría reseñar sobre tu obra literaria?

Ponerse a escribir es tratar de aunar en un papel o en la pantalla de un ordenador nuestras experiencias y nuestros sueños para comunicarlos a los demás, si es posible de una forma hermosa y atractiva. Charles S. Peirce, escritor infatigable, anotaba en marzo de 1888: “La máxima mejor al escribir es, quizá, la de amar a tu lector por sí mismo”. Con esto lo que quiero decir es que escribir es sobre todo una tarea de amor. Escribir por escribir no nos hace mejores, pero empeñarse en escribir bien viene a ser como encender en nuestro interior una poderosa luz, que permite ver con mayor claridad los propios defectos y que despierta en el corazón los deseos de corregirlos y de abrirse a los demás.

6.- Qué piensas sobre las nuevas tecnologías como instrumentos para el escritor. ¿Ayudan o entorpecen?

Potencian muchísimo la escritura convirtiendo la corrección —que tanto mejora los textos— en un juego divertido en el que se puede aprender mucho.

7.- Publicar en digital, ¿cambia tus métodos de inspiración o trabajo?

No cambia mi manera de escribir, pero sí pienso que los lectores digitales son diferentes de los lectores de papel: por lo menos necesitan párrafos más breves.

8.- ¿Consideras que acceder al lector que lee en tablet, ordenador o móvil, en diferentes espacios, por ejemplo, tren, bus, metro, puede favorecer a que seas más leído?

Sí. De tarde en tarde mis amigos me envían fotos tomadas en el metro en Madrid de algún joven leyendo un libro mío: siempre me emociona. Como explica en Tierras de penumbra el estudiante pobre, descubierto robando un libro en Blackwell’s, “leemos para comprobar que no estamos solos”. También me emocionan los comentarios y los “likes” en mis entradas en Facebook o en Masticadores.

9.- ¿Crees que, durante la pandemia, la soledad y el aislamiento influyeron en tu red de contactos? ¿Aumentaron tus lectores?

Aumentaron mis lectores, pero tampoco mucho.

10.- ¿Autoedición o editorial? ¿Piensas que aún hay recelos en contemplar la autoedición para publicar una obra?

Sí. Lo importante es vender libros y la autoedición —me parece— por ahora vende muy poco.

11.- ¿Crees que es acertada la apuesta de Masticadores en la búsqueda de ese lector digital? ¿Qué opinas al respecto?

Me parece muy acertada. En estas últimas semanas Facebook ha sacado un servicio “Facebook Bulletin” [https://www.bulletin.com/] —por ahora solo en inglés— que pretende esto mismo, y además quizá llegue a dar dinero a los autores. Valdría la pena que Masticadores se ofreciera a Facebook España por si desarrollan algo parecido en español.

12.-La participación como escritor en Masticadores, ¿está siendo positiva? ¿Qué te ha aportado?

A mí me ayuda y estimula la «obligación» autoimpuesta de escribir cada quince días en Masticadores. Además, el entusiasmo y la cordialidad del editor Juan Re Crivello me reconforta mucho.

13.- ¿Cuál dirías que es tu seña de identidad como escritor?

            Quizá la de invitar a pensar. Al escribir experimentamos nuestros límites, pero también la capacidad de superarlos mediante la imaginación y el esfuerzo creativo. Sobre todo, al escribir percibimos —incluso físicamente— el alcance de nuestra libertad personal. Por esta razón, la escritura es una actividad que ayuda a tomar las riendas del propio vivir, a transformar la imaginación y la experiencia hasta llegar a ser el autor efectivo de la propia vida. Esto es lo que quiero contagiar a mis lectores.

14.-Háblanos de tu último proyecto. ¿Estás trabajando en alguno nuevo en la actualidad?

Estoy trabajando con mi colega la escritora Sara Barrena en un volumen de 600 páginas sobre los viajes europeos del científico y filósofo norteamericano Charles S. Peirce entre 1870 y 1883, reuniendo toda la correspondencia que hemos traducido y publicado durante los últimos 15 años en nuestra web: https://www.unav.es/gep/CorrespondenciaEuropeaCSP.html

Astún, Pirineo de Huesca, 11 de julio 2021.

notas

Mi blog:  para el siglo XXI: https://filosofiaparaelsigloxxi.wordpress.com/

La información sobre mis libros está disponible en: https://www.unav.es/users/jnub.html

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s