TOC-TOC.

La vida de Ignacio J. Ruiz, no atravesaba por su momento más brillante cuando conoció a Almudena Chamorro.  Alcanzada la mitad de la treintena. Abandonado por su esposa unos pocos años atrás en favor de una compañera de trabajo, del tamaño de Moby Dick, asistió inerme al traslado de su ex pareja a Australia, país originario de la amante, llevándose consigo al hijo de ambos. La salida del armario de su ex, fue un hueso duro de roer, pero al menos daba sentido al hecho, hasta entonces incomprensible, de que las relaciones íntimas entre ellos fueran tan escasas que Ignacio tenía la impresión que sólo se producían cada 29 de febrero.

Tras el doloroso abandono de su esposa, Ignacio decidió poner tierra de por medio. De hecho, puso tierra y mar de por medio y se marchó de vacaciones a Santo Domingo, a olvidar, beber, tomar el sol y no meterse con nadie. Quiso el diablo que en el mismo resort coincidiera con una chica de su misma edad, divorciada, 1.70, rubia, talla 38 y de Madrid.

Al principio, Almudena, le proporcionó algo nuevo para él: la posibilidad de satisfacer su más que justificado apetito sexual. La cosa se empezó a complicar, cuando las exigencias sexuales de ella, fueron en aumento. A partir de la media docena diaria, Ignacio empezó a dar síntomas de flaqueza y lo que era peor, justo en el momento del clímax, le sobrevenían unos dolores de cabeza tan intensos, que le hacían gritar de dolor, al tiempo que se terminaba “el embrujo” del instante culmen. El médico, le recetó dos cosas: paracetamol cada ocho horas y algo más de calma.

Al mismo tiempo, Ignacio comenzó a observar un comportamiento que, cuanto menos, le resultaba extraño. Cuando regresaba del trabajo sufría una especie de examen. “¿Cómo te has hecho este arañazo? Hoy has tardado más que otros días. Hueles a tabaco. Hueles a perfume barato”, y otras frases similares, constituían el protocolo previo a una estúpida discusión, sin motivo alguno, porque Ignacio no fumaba, Ignacio no bebía alcohol entre semana porque tenía que trabajar y lo del perfume, a veces iba acompañado del epíteto “perfume barato de puta”, algo en lo que Ignacio no podía opinar pues nunca había estado con ninguna y no sabía a qué olían.

La situación empezó a ponerse más y más asfixiante. Fue entonces cuando Ignacio propuso a Almudena que fuera a visitar a un psicólogo. Casi le abre en canal “¡Aquí el único loco eres tú! ¡Pero tú qué te has creído!” fueron algunas de las lindezas que recibió su propuesta. Ante la presión se su familia, Almudena hizo un pacto consigo misma y accedió a tratarse en un sicólogo, sólo si iban los dos. A Ignacio, le pareció una buena idea. Fue entonces cuando iniciaron un peregrinar por una serie de gabinetes psicológicos. Hasta que al final, dieron con uno especial.

El diagnóstico del sicólogo fue que Almudena sufría un trastorno obsesivo compulsivo con tintes esquizoides. A Ignacio se le abrieron las puertas de la sabiduría al poner nombre al calvario que llevaba sufriendo desde hacía años, aunque sin duda, ello no ayudaba a tranquilizarlo. Al psicólogo, le valió una denuncia de Almudena ante el colegio de psicólogos de Madrid, por misógino. 

Ignacio, a partir de ese momento desistió de invertir más energías en una batalla perdida. Desempleado desde hacía unos meses, intentaba estirar los ahorros al máximo y se dedicó a esperar el momento más oportuno para coger sus pertenencias y marcharse a su propio apartamento.

Un día, a Almudena, se le ocurrió la feliz idea de marcharse sola a pasar el fin de semana a la playa, algo que en el fondo Ignacio agradeció. Y de paso, aprovechó para quedar con unos íntimos amigos a los que no veía desde hacía mucho. Sus amigos le presentaron a una íntima amiga. Al final fueron cuatro.

Durante toda la cena observaron que alguien parecía estar celebrando algo, por el número de flashes que se disparaban. Y lo mismo sucedió cuando después de la cena, se trasladaron a un elegante lugar a tomar la última copa antes de retirarse a dormir.

El resto del fin de semana transcurrió en paz y tranquilidad, solamente alteradas, por las incesantes llamadas telefónicas a las que, tras descolgar el teléfono, nadie respondía.

El lunes siguiente apareció enfurecida Almudena, y tirando unas fotos sobre el sofá, comenzó a insultar a Ignacio. “¡Eres un cabrón! ¡Me has estado engañando durante todo este tiempo! ¡Aquí están las pruebas!” gritaba mientras señalaba las fotos en las que Ignacio aparecía con sus amigos, cenando y charlando en un elegante pub. Al día siguiente, Ignacio hizo la mudanza y se marchó.

Carlos Usín

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Scarlet Cabrera dice:

    Hola.
    Ya sonaba extraño que se fuese el fin de semana sola siendo tan posesiva.
    Sin duda, un trastorno que trastorna al entorno llegando a convertirlo en un tormento.
    Tomar decisiones, aunque difíciles, pasa a ser vital.
    Me encantó.

    Me gusta

  2. Carlos Usín dice:

    Muchas gracias por leerlo y por tus comentarios. Me alegro que te gustara. Un saludo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s