LA ILUSIÓN DE COMENZAR by Jaime Nubiola

el

En España, al menos hace años, solía hablarse de «la cuesta de enero» para referirse a este periodo posterior a las fiestas de Navidad en el que a muchos se les hace notablemente costoso el retorno a su vida ordinaria.

A mí siempre me gusta comenzar un nuevo semestre. El premio Nobel de Literatura Hermann Hesse hacía decir a uno de sus protagonistas de la magnífica novela «El juego de los abalorios» (1943) algo que da mucha luz sobre esto: “A todo comienzo le es inherente un encanto que nos protege y nos ayuda a vivir”. Es así: comenzar tiene siempre un especial atractivo que nos impulsa a llevar a cabo la tarea que tengamos entre manos.

El martes comencé en la Universidad dos cursos con 40-50 estudiantes, con algunas bajas por el Covid navideño y las cuarentenas subsiguientes. Al advertir los ojos brillantes de muchos de mis alumnos, me llené de ilusión por sus ganas de aprender. Me pareció que me contagiaban el afán de enseñar lo mejor que pueda. Me ilusionaba pensar que, además de aprender algo de mi materia, este curso podía ayudarles a crecer, podía ayudarles a ser mejores personas.

Pamplona, 13 de enero 2022

Ilustración: Foto de varios cursos atrás cuando no llevábamos mascarilla!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s