LA BELLEZA, CASA DEL AMOR

el

By Jaime Nubiola

Copio una hermosa consideración que leo en el fascinante libro del monje noruego Erik Varden «La explosión de la soledad» (Fonte, Burgos, 2021):

«La belleza despierta al hombre del estupor del cinismo, haciéndole ver que ninguna vida humana puede ser contenida en una abstracción. Tiene un impacto sorprendente en la experiencia del tiempo, que resulta ser, no un valor absoluto, sino algo relativo y, claro está, temporal: los seres humanos, una vez son conscientes de la belleza,  se dan cuenta de que son portadores de una realidad más grande que, cuando capta un eco de sí mismo en el universo, vence al tiempo introduciendo una dimensión en la que solo la palabra perdura. Finalmente, la belleza forja la comunión entre las personas señalando un campo universal en el que la soledad individual cesa a la vez que las personas perduran. En ese mundo, más allá de la vida y de la muerte, el amor está como en su casa y a ese «allí» puede accederse desde este «aquí». Podemos encontrar la eternidad «ahora»».

La belleza nos saca del mundo y del tiempo, del aquí y del ahora tantas veces rutinario, hosco o incluso feo. Como escribe Varden, en la belleza el amor está como en su casa y puede accederse a ella desde el aquí más vulgar y cotidiano: es cuestión de amor.

Buenos Aires, 9 de mayo 2022

Ilustración: Caspar Claasen, Rijksmuseum, Amsterdam.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Excelente texto jaime saludos, juan

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s